ME HE MUDADO A UN NUEVO BLOG: SESIONES DE SURF 2.0

"La verdadera libertad, la única posible..."


Envía este artículo



Recuerda mis datos (?)



Toda la información personal que cedas aquí será tratada según la Política de Privacidad de Blogger.com. Leer más...



Después de este día un poco decepcionante, he decidido compartir un pasaje de una de mis novelas favoritas: "La carta esférica", de Arturo Pérez-Reverte. Cuando la leí por primera vez, estaba de viaje en Fuerteventura, con mi hermano. 17 días de windsurfing al límite, sin más distracción que pasarlo bien y navegar a saco. Y por las noches, devoraba este libro sobre el mar, sobre la búsqueda de un tesoro, sobre corsarios y marinos sin barco. Y me impresionó. Si fueras a buscar el hilo de mis motivaciones para querer saber más sobre el mar y la navegación, posiblemente acabarías en el momento en que leí esta novela. Y si buscases más todavía, te encontrarías con el instante en que leí este pasaje:

"Desde la primera vez que pisó la cubierta de un barco, el momento de la partida le producía (a Coy, el protagonista de la historia) siempre una sensación de calma singular, muy próxima a la felicidad. La tierra quedaba atrás, y todo cuanto podía necesitar viajaba con él a bordo, circunscrito a los estrechos límites de la embarcación.
[...]

Había cosas intolerables en tierra, pensamientos, ausencias, angustias, que sólo podían soportarse en la cubierta de un barco. Nunca existió analgésico tan potente como aquél; y él había visto sobrevivir, a bordo de barcos, a hombres que en otra parte habrían perdido para siempre la razón y la calma. Rumbo, viento, oleaje, posición, singladura, supervivencia: allí sólo esas palabras significaban algo. Porque era cierto que la verdadera libertad, la única posible, la veradera paz de Dios empezaba a cinco millas de la costa más cercana."


No es de extrañar que Pérez-Reverte, cuando alguien le preguntó si era un escritor que navegaba, respondió: "No, yo soy un marino que escribe"


1 Comentarios a “"La verdadera libertad, la única posible..."”

  1. Anonymous Anónimo 

    Es un pasaje increible...y estoy absolutamente de acuerdo. No puedo decir que sea una experta en el tema pero las pocas veces que he pasado tiempo en un velero en medio del mar las recuerdo precisamente por eso, porque me olvidaba de todo y parecía estar viviendo otra realidad, las horas no existian, ni los problemas, ni las preocupaciones. Respiras otro ambiente y todo toma un valor distinto. Que suerte tienen quienes pueden hacerlo tantas veces como les plazca!!!

Deja un comentario

      Poner en negritaPoner en cursivaConvertirlo en un link

 


Esta semana interesa

Viajes y sesiones

Artículos previos

Archivo mensual

Sidicación de contenidos

Sobre este sitio

Creative Commons License