ME HE MUDADO A UN NUEVO BLOG: SESIONES DE SURF 2.0

Localismo


Envía este artículo



Recuerda mis datos (?)



Toda la información personal que cedas aquí será tratada según la Política de Privacidad de Blogger.com. Leer más...




(Reglas locales en Praia Amado, Sur de Portugal. Foto: PRF/sesionesdesurf))

El análisi léxico de esta detestable palabra es curiosamente acertado en el caso del surf: el término localismo es un cultismo obtenido de la palabra latina locus, loci, que significa lugar. Está relacionado con el griego lójos, que significa emboscada (pequeño grupo de soldados apostados en un lugar).

Las primeras muestras de localismo en el surf se dieron en Malibú, en la época dorada de Mickey Dora. Para mucha gente, el verdadero creador de la actitud local respecto de una playa o de un pico fue este carismático e incomprendido surfer. Acostumbrado a surfear solo o en compañía de unos pocos, Dora no encajó bien la creciente popularidad del surf y el incremento de practicantes en su playa. Este hecho, combinado con la dudosa salud mental del gran Dora, degeneró en una actitud agresiva para con los principiantes o los surfers venidos de fuera. Dora popularizó una maniobra que consistía en lanzar su tabla contra los surfers que remontaban la famosa rompiente californiana.

El hecho de que un icono como Dora se erigiera en estandarte del localismo, hizo que automáticamente muchos le siguieran en legión. El fenómeno se extendió y poco a poco fue calando hondo. Los surfers locales se sentían con más derecho sobre el pico que los venidos de fuera. Ser local se convirtió en una etiqueta que implicaba respeto sin necesidad de haberlo ganado de antemano. Cuando eras local, eras intocable, aunque tu surf fuera el de una foca reumática. Evidentemente, para explicar una situación tan injusta, el localismo tuvo que teñirse con una pátina bienintencionada: la protección de las olas.

Esta misión sagrada, se convirtió en la excusa perfecta para no compartir, para ser agresivo y, en resumen, para ser un auténtico capullo. Amparándose en esta falacia, el localismo llegó a ser tradición en algunos lugares, llegando al sumum de la violencia y la estupidez en las Islas Hawaii. El North Shore tiene el dudoso honor de haber visto nacer al primer grupo organizado para la práctica del localismo, los autodenominados Blackshorts. Estos individuos se identifican por llevar bañadores negros (blackshorts) y por repartir hostias y mal rollo con todo extranjero, aprendiz, chica o persona ajena a su grupo con la que se cruzan... Ah, esto me suena. En 1933 había unos chicos alemanes que también jugaban a eso.

Hoy día el localismo sigue utilizándose para el mismo fin. Lo peor es que la imagen del surfer que se vende en las tiendas, aprueba este comportamiento. Un buen surfer debe ser local, debe defender sus olas. Puede ser un paquete, pero si sabe mirar con cara de perro, se podrá sentir identificado con sus héroes profesionales. El localismo sigue muy vivo, a contracorriente con las tendencias globales que son de acercamiento, mutuo respeto y mezcla de culturas. Pero ahí sigue, minando el alma de muchos surfers. El localismo va en contra de la verdadera esencia del surf: la diversión. Es mejor ganarse el respeto de los demás con buenos modos y una actitud generosa, que pasarse el tiempo exigiendo respeto por razones de nacimiento o pertenencia a un lugar. Eso no conduce a nada. El tiempo que algunos gastan en insultar, amenazar o saltar olas a los demás, es tiempo que invierten en idiotizarse.

Pero es difícil cambiar la situación actual. Las marcas siguen tirando del esterotipo de surfer local. Las revistas hacen contínua apología del localismo. La presión en los picos es cada vez mayor. Como leí recientemente: "cada vez hay más surfers, pero el espacio sigue siendo el mismo de antes". ¿Cómo afrontarlo? Hay que aprender a compartir. Hay que ser paciente y respetar los turnos. Aún cuando otro desperdicia una ola. Disfrutar con el surf propio pero también con el de los demás. Hacer que el hecho de "ver surf" sea otra parte de nuestras sesiones... en definitiva traer buenas dosis de tolerancia a este mundillo. Acabar con el localismo por pura autoeliminación. Si todos respetamos, el localismo será innecesario.


4 Comentarios a “Localismo”

  1. Anonymous sister 

    Wuau, muy bien escrito!!! Cuanta razón tienes, ojalá veamos algún día ese mundo, por ahora utópico, en el que reine el respeto al prójimo... y, no sólo en el surf, sino en todas las facetas de nuestras vidas. Besos.

  2. Anonymous rilita 

    La comparación con los chicos de 1933 es gloriosa, nunca me habia planteado el comparar a distintos tipos de zopencos que al final son iguales. Ojalá aprendamos todos un poco de estas palabras y que se pongan en práctica.

    Salu2

  3. Anonymous Surfer Mediterráneo 

    Gracias por vuestros comentarios. ;)

  4. Anonymous ego 

    Es innegable que el localismo sigue siendo un fuerte prejuicio en la gente en especial en los surfers, yo creo que el derecho que uno tiene sobre la ola esta en funcion de su destreza y ubicacion en el point, puedo entender si es que el local es ya pues un poco viejo y es como el icono de la playa, habria dejarle un par de olas para que no reniege mucho,y lo del respeto se gana no se pide, es decir con una actitud de diversion y de competencia sana desprovista de mezquindad para con los demas.

Deja un comentario

      Poner en negritaPoner en cursivaConvertirlo en un link

 


Esta semana interesa

Viajes y sesiones

Artículos previos

Archivo mensual

Sidicación de contenidos

Sobre este sitio

Creative Commons License